Fundición Fontana


70 años de experiencia en arte en bronce











Menú Principal Fundición a la Tierra Nuestro Catálogo Contáctenos Novedades







Bienvenido!      Quiénes Somos      Qué Hacemos      Nuestra Historia
Regalos Empresariales      Para Escultores      Monumentos      Restauración

                          

En el año 1933, PEDRO FONTANA ingresó a la fundición de bronce "Casa Plá" para empezar a trabajar a los 14 años de edad. Ubicada a solo una cuadra de su casa, en el barrio de Boedo -Buenos Aires-, él comenzó a aprender las antiguas técnicas de fundición al mismo tiempo que aprendía el abecedario en la escuela. Estaba fascinado con esa maravilla de fuego y chispas que provenían de tiempos pasados. Para finales del siglo XIX, sus maestros fundidores MIGUEL PLÁ y ANGEL REVUELTA, trajeron a Sudamerica las antiguas técnicas desde Catalunia, España, lugar donde el arte en bronce fué transmitido en toda Europa por generaciones. Casa Plá hacia el año 1933
Casa Plá en 1933, con "Pedrito" en
el medio y abajo (click para agrandar)
Hacia mediados de la década del '30, "CASA PLÁ" se convirtió en la mejor fundición de bronce en Argentina, e incluso para algunos, de toda Sudamérica. La alta calidad de sus piezas y el creciente arte en bronce fué reconocido por escultores y clientes por muchos años, al tiempo que "Pedrito" mejoraba cada vez más.
Pronto se convertiría en Jefe del taller, para más tarde ser Socio de la casa, liderando con ello aquellos "años dorados" de la fundición. Luego de más de 50 años trabajando en el mismo taller, "CASA PLÁ" cierra sus puertas en el año 1991, dejando detrás de las mismas su mejor arte.

Pero PEDRO FONTANA nunca se detuvo. Siguió trabajando en diferentes fundiciones como independiente, alquilando espacios en talleres e incluso parte de su personal. Por esta época, en el año 1994, su nieto CARLOS ANDRES FONTANA comenzó a aprender el oficio junto a él. Y nacía así el futuro heredero de su arte.
Fundición de bronce hacia el '70
Vuelco de crisol al fundir, allá por
la década del '70 (click para agrandar)
En Enero de 2001 y luego de algunos años de ideas y planes, la familia FONTANA decide comenzar a contruir el taller de  fundición propio. Tomó 18 meses concluirla, incluyendo la devaluación argentina a mitad de camino. Al mismo tiempo, se une al equipo CARLOS FONTANA, hijo de PEDRO e ingeniero, ofreciendo su enorme experiencia como gerente de una compañía y como ingeniero químico.

La primera colada en la fundición propia fué realizada en Julio de 2002, con todo éxito. En este nuevo taller, el equipo FONTANA logró de esta forma alcanzar lo mejor de dos mundos: antiguas técnicas con modernas tecnologías, obteniendo la más alta calidad en arte en bronce.

El equipo FONTANA fue completado cuando, CHRISTIAN FONTANA, hermano de CARLOS, se une en Diciembre de 2002, ofreciendo su experiencia en Márketing, Comercialización y Sistemas.

      Abriendo las cajas recién fundidas.
Abriendo las cajas recién fundidas.
Mediados 2003 (click para agrandar)

 



(c) Fundición Fontana 2002